La temida bronquiolitis ¿Qué hay que saber?

Pediatría general

La temida bronquiolitis ¿Qué hay que saber?

Como padres, siempre estamos preocupados por la salud de nuestros hijos, especialmente cuando enfrentan enfermedades respiratorias como la bronquiolitis, que todos los años se presenta con fuerza en los niños más pequeños. En esta entrada de blog, vamos a profundizar en lo que necesitas saber sobre la bronquiolitis, incluyendo los síntomas, las causas, el tratamiento y cuándo buscar ayuda médica.

¿Qué es la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección respiratoria aguda que afecta principalmente a bebés y niños pequeños, generalmente menores de dos años. Esta enfermedad suele ser causada por el virus sincitial respiratorio (VSR), pero también puede ser provocada por otros virus como el rinovirus, el adenovirus y el metapneumovirus. La bronquiolitis afecta los bronquiolos, que son las vías respiratorias más pequeñas en los pulmones, causando inflamación y obstrucción.

¿Cómo puedo sospechar que tiene bronquiolitis?

Los síntomas de la bronquiolitis pueden variar en gravedad, pero algunos de los signos más comunes a los que debes prestar atención incluyen:

  • Congestión nasal: Tu bebé puede tener una nariz congestionada o moqueo constante.
  • Tos: Puede desarrollar una tos persistente y, en algunos casos, una tos que suena como silbidos (sibilancias).
  • Dificultad para respirar: Los bebés pueden mostrar signos de dificultad para respirar, como respiración rápida, tiraje (cuando los músculos entre las costillas se hunden) y aleteo nasal.
  • Irritabilidad: Los bebés pueden estar más irritables o incómodos de lo habitual debido a la molestia que causa la bronquiolitis y les puede dificultar para comer.

¿Cómo se trata la bronquiolitis?

No hay un tratamiento específico para la bronquiolitis, ya que es una infección viral. Sin embargo, hay medidas que puedes tomar para aliviar los síntomas de tu hijo y garantizar una recuperación más rápida:

  • Hidratación: Asegúrate de que tu hijo esté bien hidratado. Ofrece líquidos tomas frecuentes de leche materna o fórmula, y si está en edad de comer sólidos, ofrécele alimentos ligeros.
  • Lavados nasales: Haz lavados nasales frecuentes especialmente antes de las tomas y de ir a dormir. Esto ayudará a descongestionar y que respire más fácilmente.
  • Descanso: Asegúrate de que tu hijo descanse lo suficiente para ayudar en su proceso de recuperación.

¿Cuándo buscar ayuda médica?

Es importante saber cuándo buscar ayuda médica. Debes consultar a un pediatra si:

  • Tu hijo tiene menos de 3 meses y muestra síntomas de bronquiolitis.
  • La respiración de tu hijo se vuelve significativamente más rápida o difícil.
  • Presenta labios o uñas azulados debido a la falta de oxígeno.
  • El bebé se ve letárgico o no quiere comer.
  • La fiebre es alta y persistente.

La bronquiolitis puede ser aterradora para los padres, pero en la mayoría de los casos, los niños se recuperan completamente con el cuidado adecuado. Siempre consulta tu pediatra de confianza para obtener un diagnóstico y orientación precisos. La prevención es clave, así que asegúrate de practicar una buena higiene y evitar el contacto con personas enfermas si es posible.

Además actualmente en España se está vacunando con la nueva vacuna para el VRS a los menores de 6 meses, que son los niños que tienen más riesgo de desarrollar cuadros graves, con lo que esperamos que esta temida infección respiratoria pierda mucha fuerza en próximas epidemias.

Comparte este artículo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *